6/1/10

Entrevista a Juan Carlos “Tito” Goiri: El Juglar

Afortunadamente a través de este medio podemos disfrutar de la entrevista completa, ya que en la edición impresa tuvo un error y se perdió una pregunta. Nuestras disculpas al entrevistado y a los lectores. LMM
Por Antonio Andrés Adamini
Lamanuelamolina se dio el gusto de disfrutar junto al “Chaguanco” una copa de vino y una charla fraterna. En su casa quinta de Los Toldos conversamos sobre su vida, los amigos y los horizontes que le brindaron estos 40 años de música y cuentos. Orgulloso de lo nuestro asegura estar en un muy buen momento artístico. No ahorró críticas, ni “palabrotas”. Y tampoco ahorró tinto. Dice que fue una entrevista cara… esperamos que la disfruten!
Es época de buena lluvia para el campo, ¡y para el Chaguanco...! Desde todos los rincones de Argentina llaman al celular de Juan Carlos Goiri, el “Tito”, para contratarlo en diversas fiestas y reuniones empresariales. “El Chaguanco” como quedará inmortalizado en el pedestal de los grandes, tiene agenda completa. Llegó de Navarro y sale para Buenos Aires, atraviesa San Luis y canta en Mendoza. Así es la vida del artista. Viaja en el mercedes, duerme en el hotel, cena, recorre, y se presenta ante públicos dispares que con él, logran unificarse hasta esas felices lágrimas.

En los últimos tiempos lo quieren tener las empresas grandes, generalmente del sistema agropecuario, pero también bancos, y otros tantos rubros. Pero no los organizadores, ni los rrpp como les llaman ahora, al Chaguanco lo quieren tener en la fiesta los patrones, los directivos máximos. “Y que te voy a cobrar… deja… deja…” dice el Tito picarón, y entonces los empresarios le pagan lo que ellos creen, y siempre alcanza. “¿Te parece bien?” le dice Eskenazi (uno de los últimos accionista de casi el 15% de YPF), “Si… si… no te hagas problema… ¿no lo necesitas?” le dice el Chaguanco y todos se ríen. Y así anda, cosechando los buenos frutos que le dieron los 40 años de escenario y reconocimiento popular.

Llegamos a su casa quinta en las afueras de Los Toldos. Es la casa del artista. Un hermoso parque, una hermosa y amplia casa (con su correspondiente “quincho”), y una gran pileta que según sus propias palabras, no usa. “Pero me encanta ver que se tiren al agua, y la usen los chicos y los amigos”. El ingreso a la quinta reza en cartel tallado en madera “El Juglar”, términos que le calzan a la perfección. ¿Qué otro nombre podría llevar la casa del Chaguanco?

“Tito” sale a recibirnos junto a sus perros. Anda tranquilo y de entrada nomás nos hace sentir en casa. Nos ubicamos en una galería y el primer pedido a Marta (vendrán muchos más) es para unos mates. Dos o tres termos serán suficientes para acompañar la entrevista que amena, relajada y andariega traemos ante ustedes.

¿Cómo anda el Chaguanco en estos fines de 2009?

Seco.

Andá… ¿estas seco?

(Risas) No, no, je, por suerte ando bien. Cansado, pero de trabajar bien. Con mucho más trabajo del que quisiera ya. Voy a cumplir 40 años en la calle y te cansa. Son dos cosas raras, te cansa laburar y cuando te falta te agarra una locura. Pero estoy bien, haciendo lo que me gusta, recorriendo caminos recorridos ya, y reencontrándome con amigos. Tengo un despelote…, es la cosecha gruesa mía. Noviembre, diciembre y enero es mi soja. Y parece que esta bien regada, así que en esta va a rendir. Porque me paso una cosa curiosa. A veces con Marta hablamos de quedarme un rato, de viajar menos. Porque uno va creciendo y va gastando menos viste. No podes fumar… no podes tomar… no podes comer grasa, va a la p… que la p…! Andas a té y masita…Bueno, y me dice, quedate, cobra más, y así trabajas menos… Y así hicimos, cobramos el doble pero trabajamos más!! Viste vos? Y en buena hora!

Seguramente tu personalidad y las características de este oficio te han brindado muchos amigos.

El capital mas grande es ese. Se da de ir abriendo puertas. Hay muchos que en el afán de “ser artistas” han ido cerrando puertas, yo por el contrario he ido abriendo puertas. A mi me gustaría saber cuando es mi fecha de vencimiento para tres años antes salir a darle un abrazo a cada uno de esos amigos, en cada pueblito… porque he andado por ciudades y también por cada pueblito… Y he tenido la suerte de eso, hacer muy buenos amigos, de esos entrañables, que te llaman.

Y eso se pierden los que andan encerrados, los que los suben en una combi, y los meten, y los suben al escenario y llenos de guardaespaldas para que no los toquen que no les saquen fotos. Esos se pierden lo más lindo de este oficio, que es el tratar con la gente. Porque si vos pasas y cantas y cobras nomás, es un trabajo tan pavo… Lo lindo es saber los problemas de la gente, cuantos chicos tenes, comer un churrasco en la casa. Conocerte. Yo tuve suerte en ese sentido, y claro que también me lo propuse: Conocer a la gente. Si lo tuviera que volver a hacer lo haría exactamente igual. Y dame un mate que total no sale… no?


Qué es lo que estás haciendo ahora en el escenario?

Ahora estoy hablando mucho. En general hago lo de siempre. Soy muy observador, miro lo que pasa en mí alrededor, en mi pueblo, en mi familia, y eso lo trasmito con humor, y les gusta mucho. Después canto tango, bolero, a la gente le gusta. Hago lo de siempre, humor.

Y la gente recibe el humor con agrado

Uno no toma dimensión de lo que es el humor arriba del escenario. Vos ves que la gente se ríe, que lo disfrutan, pero estas mas preocupado, o pensando en que vas a hacer después del cuento este, o de la canción… Y hace poco me pasó algo fuerte en Tejedor. Termino de actuar y se me acerca una señora que me dice si me puede saludar. Me abraza, y me dice “le vengo a agradecer Chaguanco porque hace 6 meses que no me río. Yo tengo un cáncer terminal y usted me hizo olvidar de todo durante una hora y media”. Fa… Ahora les cuento y me vuelve a agarrar escalofríos de la emoción, porque ahí recién yo tomé conciencia de lo que puede hacer el humorista a través del escenario. Me abrazó y yo casi me muero.

Yo no tengo un repertorio, yo arranco. Anoche fui a hacer un trabajo de una empresa tambera grande, los Blaquier, en Navarro, y empecé a hablar de la leche y de Moreno, y se descomponían de risa. Vos más o menos conoces los problemas o las cosas del tipo que sembró soja, o la leche, las vacas, y el alquiler… Y son cosas que uno saca de su propia realidad. Si yo viviera en Santa Fe y Coronel Díaz en el 8vo piso no podría contar nada de esto. Tendría que contar el cuento del gallego, del loco, del borracho que los bajan de internet, que son todos los mismos cuentos.

Estas entreteniendo fiestas importantes, ¿te veías en este lugar?

Hay veces que me pregunto “Qué hago acá?” O ¿cómo llegué acá? El otro día le hice el show a Eskenazi, en una estancia cerca de Trenque Lauquen, y venían todos en helicóptero, ninguno en auto la p.. que lo parió!. Todos en helicóptero… Y por ahí dice “Ahí viene papá con la torta”. Y venía un avión con dos motores… y cayó el viejo y la vieja con una torta… Ja! Y vos decís, ¿Cómo m… llegué acá? Te vio uno y otro, y ahora voy a Puerto Madero. Y ahí vas.

Hay que andar. A mi me dicen, vos la agarras fácil. Pero tenes que andar. Colón y General Pico en una noche. Tenes que llegar. He hecho sábado Resistencia Chaco, y el domingo Pellegrini por Trenque Lauquen. Son mil y pico de kilómetros. El tema es si te queres quedar de joda. He acobardado a unos cuantos que me han acompañado, y se creen que vos vas al show y después salis, te vas a chupar whisky con las (chicas)… No. Esto es un laburo. Y si no lo tomas como un laburo, perdiste. Y si quiero salir de joda, me dejo un fin de semana libre, me tomo tres botellas de whisky y me quedo echado aabajo de la planta. Es así.

El Gato Peters nos dijo que eras uno de los más grandes. Hay renovación del humorista pampeano?

No. Los que salen de lo Tinelli, pero cuentan un cuentito y ahí nomás. Si les das una hora de escenario no saben que m… hacer. Quince minutos y … Vos tenes que estar vos solito contra el mundo, no es fácil. No es que tenes una orquesta atrás, y no los tenes que dejar pensar mucho, porque se empiezan a levantar. El gato copió mucho de lo mío. Es un importante copión! Ja. El las reconoce, en la forma de hablar, etc. Empezó a agregarle cosas mías. Bárbaro. Pero no hay muchos más. Hay un gordo en San Francisco Córdoba, que está trabajando mucho, pero él hace el humor del gringo piamontés de campo, que le sale muy bien.

Además brindas un show que abarca a todas las edades. Incluso a los chicos.

A veces vienen pendejitos que les gusta. Vos les haces ver lo que ellos no conocieron, se descomponen porque no entienden como m… venían en sulky de La Delfina a Los Toldos; las cooperativas; los almacenes generales… No conocieron ese mundo, entonces les gusta escuchar, pero no te creen. Y la culpa es de los padres no les cuentan nada… Andan preocupados en hacer plata, en cambiar el auto al p… Si algunos hasta ni ropa les ponen, los mandan con la mortaja…

Yo me crié en Cuerpo Físico… la mayoría ni idea de que era… Cuerpo Físico, y Cultura! no te vasa equivocar (era una de borrachos…). Ahí andábamos, ahí me crié. Carlitos De la Torre, Pancho Valenti, el Tino Sánchez, el Toco Esnaola, la gente, Nito Borghetti, con esa gente aprendías todo, el gordo Martínez, Rodríguez, las ibas mamando, y a su vez te enseñaban cosas, a jugar a pin pon, a jugar al billar, a patinar. Pero sabes qué, en esa época no había televisión. Ahora estamos todos preocupados porque aparecieron los Pomar, viendo en que zanja.

De algún modo son temáticas e historias que muchos llevamos adentro.

Si. Incluso en la ciudad. Mira, el otro día hice el cierre en una fiesta de InfoMedia. Y vos te decís, como m… encaro a estos porteños… Y no son porteños, porque uno es de Tres Arroyos, el otro viene de Casares, los padres son de Laboulaye que vivieron de chicos. Entonces el público es todo igual. Íbamos a pasar el verano al campo, y se acuerda el tipo. Los primos de Buenos Aires… al campo, Punta del Este ni sabían que existía, y menos las Islas Canarias! Y que tanto, era más barato, en la casa del campo, rompían las pelotas, comían asado, vuelta en sulky un poco de hamaca y a la m… un verano entero!

¿Qué recuerdos tenés de los primeros años en que empezaste con este arte?

En 1970 arranque solo, con esta onda que hago ahora. Pero en realidad yo arranqué mucho antes, de chico ya andaba. Me acuerdo de cantar con el negro Huaiquilao y Obando acompañándome en la guitarra. Y mira, la primera vez que actué tendría 14 años, y fue en la escuelita de Los Bosques. Y antes habíamos tenido un conjunto folclórico con el Zorro Velázquez, el Pato Avendaño, el Chacho Giansanti y el Nestitor Lorenzo (que falleció de chiquito). Éramos Los Changos Toldenses. Así que ando así desde los 9 años mas o menos, cantando y gritando…, con tal de no laburar.

Andábamos todos en esa. Hubo una época que en Los Toldos que había 7, 8 conjuntos y todos mas o menos buenos… me acuerdo uno con el Luis Pedrini, el Dr. Iparraguirre, y el bicho Avendaño. No me acuerdo el nombre, el Dr. se debe acordar, y si no se acuerda, lo inventa. Los estrelleros, los Ruquet, chiche y el gordo, había un montón. Arrancamos en la peluquería del Pocho Atadía. Todos alrededor. Pero no era que él nos enseñaba. El cortaba el pelo y nos decía, poné el dedo así asa, y él cortaba el pelo. Imaginate como cortaría el pelo… bah, igual que hoy! Me acuerdo, con el Beto Torres Villa estábamos todo el día ahí. Nos enseñó a tocar la guitara y a cantar. El fue un cantor de toda la vida, y para nada egoísta.

Y ahora me acuerdo el primer día que actuamos en el Teatro Italiano, de pantalones cortos! Boyito Lo Gioco trabajaba en lo de Domingo Galiana, y pidió en la Galver cuatro remeras, dos azules y dos rojas con rayitas blancas. Y vamos a actuar, y Boyito nos había dicho “no la van a transpirar que la tengo que llevar como están”… Teníamos que cantar sin transpirar!!! Vos sabes que terminamos de tocar y bajamos del escenario estaba el Boyito que nos decía “sáquense las remeras” Era el representante del conjunto. Las guardó, las dobló, y cuando fue abajo, le habían afanado el paquete!!!

Después anduve con Los Roving´s. Ahí tuvimos un conjunto, era un trío, que no debutó nunca, con Miguelito Idoni, y con Hugo Ramos. Pero nunca debutamos porque nos peleamos antes, porque más fácil que andar bien con Idoni es pegarle un cascotazo a la luna… ja. No! Mentira! Yo lo quiero un montón. Pero era muy estructurado, y yo era muy despelotado… Después entran a Los Roving’s y les faltaba un cantante, y me llevaron a mí, pero duré lo que dura un … poco. El zorro probaba sonido y le hacía uhhhhhhh… y desarmaba la guitarra, soldaba el cable… jaja. Una hora puteando, hasta que me descubrieron, y me querían cagar a palo.

¿Y cómo comenzas con el humor en el escenario?

Con Tomasito Beloqui. En Bomberos, cuando tenían el cuartel donde está el galpón, hacían cenas para juntar plata. Formaríz, Galiana, Salomón, viejos que han hecho mucho por el pueblo y que poco le han reconocido. Y bueno, nosotros íbamos de colado, y nos decían “bueno pero tienen que hacer algo, cantar algo”, y hacíamos cualquier cosa. Yo cantaba un poco pero Tomasito no sabía hacer nada. Y tocaba con un peine y papel celofán. Y la gente se reía de eso, y ahí mamé la risa de la gente. Me gustó que la gente se reía y no que me preste tanta atención. Tomasito era un gran cómico, podríamos haber sido grandes humoristas con el loco ese. La gente se descomponía.

¿Tuviste etapas artísticas?

Siempre fui más o menos parecido. Lo que pasa es que en los 70’ fui más bohemio. Me gustaba la ginebra, comer un asado y quedarme tres días. Después vas cambiando cuando se viene la familia, tenes que ordenarte un poco. Porque yo debo reconocer que me ha acomodado mi mujer. Que si no anda a saber donde andaría uno. Igual esto no se lo quiero hacer saber porque me va a romper las p… toda la vida. Pero un poco la culpa es de ella de que yo este mejor. Después empezás a querer tu casita, y a lograr un manguito, y empezás a ordenar un poco más tu trabajo. Antes era muy despelotado. Me contrataban y yo iba si quería y si no quería me quedaba a comer un asado. Y esas cosas obviamente te cierran las puertas. Y entonces pensé, si quería vivir de eso, así no.

Porque el trabajo requiere del cuidado de uno. Yo no estaba preparado para eso. Si mañana tengo una presentación no puedo quedarme tomando hielo con whisky hasta cualquier hora. Lo he hecho, si, pero mal hecho. Después no rendís. Pero las etapas para mi fue una sola cosa siempre igual. Fui agarrando experiencia, y ahora trabajo con eso. Sé que causa risa. Cuando decís “Buenas Noches” sabes que tipo de gente tenés. Ahí ves si no podes decir “puta” o podés decir cualquier cosa. Te das cuenta en las caras de las viejas. Esas viejas de pelo rosa, que parecen unos flamencos, tenes que tener cuidado… Les gusta eh. Pero tardan un poquito más. Tenés que ir entrando más despacito. Y vos las vas viendo, cuando se les empieza a estirar acá … que se empiezan a sonreír, ahí le abrís un poquito más. Pero en definitiva a todo el mundo le gusta.


¿Por qué no sos de aparecer en los medios masivos como la televisión?

Yo creo que el humorista no tiene que grabar, ni ir a la televisión. Vos te compras el Compact disc del Chaguanco, lo escuchas dos, tres, diez veces, y después no lo escuchas más. Y encima vengo a actuar y te cuento el mismo chiste y vos decís que se vaya a la p… que lo p… En realidad grabé en el 95 un disco que se llamaba “En broma y en serio”.

Y con la tele, yo soy amigo de Chichilo Viale, de Carlitos Sánchez, lo hablamos siempre. Y ahora anda el Leo Montero que quiere que vaya al programa pel… ese que tiene a la mañana. “Tenes que venir” No le digo, “pero como novas a venir, si todos quieren ir..” Y no, no, vos me das media hora para mí? “Y no…” Bueno, entonces no voy. Pero a ver, no es de soberbio, es que no podes desarrollar nada en un minuto, tenes que hacer el chiste b… del gallego que chocó en la esquina, eso no es humor. Humor es desarrollar una narración, un tema, llevarlos con los ribetes que tiene. Yo cuento un cuento de mi abuelo que me manda en el sulky, y yo les cuento de las riendas, de la yegua que se cagaba, y les vas armando otras cosas. A lo mejor el chiste es medio tonton, pero les contaste muchas cosas más. Además está el camarógrafo, el tira cable, el locutor que se va… Y estas solo! El humor es un ida y vuelta. Vos tenes que largar y que te vuelva la risa. Te cuesta mas llegar. A veces me piden material, y no tengo, y bueno. Les digo que le pregunten al que me recomendó. Y listo. Ando solo. A mi los representantes, ese mundo no me gusta, me manejo solo.

¿Tenés referentes? ¿Qué te gusta?

Hay muchos referentes. A mí me gusta mucho el tango. Un gran referente es Rubén Juárez. A la vieja Nelly Omar que canta como si tuviera 20. Enrique Espinoza, un gallego que canta hermoso. Goyeneche, Pugliese, Fronterizos, Chalchaleros, Falú, y en el humor al gringo Landrisina que en su momento fue un grande, el mejor. Ahora anda medio chacarero, medio pavo. Pero en su momento él me enseño a narrar. Una cosa que aprendí del gringo (me llevó a Buenos Aires en el 76’ cuando vinieron a presentar la película Argentinisima) fue que no me meta nunca con política, ni religión, ni fútbol. Y yo no las toqué nunca. Siempre hay uno que se va a enojar. Hay peronistas buenos y malos, y radicales buenos y malos. Si te reís del de Boca y disfruta el de River, o al revés, no va.


Durante los festejos del centenario pensé que en lugar de Marcela Morelo debió estar El Chaguanco. ¿Te molestó que no te hayan llamado para ese acontecimiento, o te da igual?

A mi no me interesa que me reconozca, yo sé lo que hago, y me siento reconocido por la gente, que es lo lindo. Después, los políticos, los directores de cultura, esa gente, están ahí y no tienen idea de este trabajo. Lo que uno ha hecho o hace. Una vez me convocaron para un Festival del Telar, pero lo hicieron cuatro días antes, y yo ya no podía. Y encima me llamaron porque se les había caído uno. Anda … Pero para el centenario me dolió que no hayan pensado en mí, que no me hayan convocado. Y ¿sabes por qué? Porque ando por todo el país, y cuando empiezo el show digo “vengo de un pueblo de la provincia de Buenos Aires que se llama Los Toldos”, y les cuento que es mas chiquito de lo que es, y a la gente les prende, Los Toldos. Entonces, te duele que el pelotudo de turno no lo reconozca. A lo mejor quieren que les estés lamiendo las coyuntas, pero a mi no me interesa. Y es más, no es por radical ni peronista, soy afiliado radical, pero los he puteado también a los radicales y hasta he votado peronistas. Y a lo mejor al político les gusta que le andes atrás, y a mí no. No te perdonan que a vos te vaya bien sin ellos. Que no les andes pidiendo favores, eso les molesta. Yo por suerte no tengo porque pedirles. Pero lo del centenario me dolió, te soy sincero.

Estas cumpliendo 40 años de escenarios. ¿Qué se viene?

Por los 40 años voy a hacer algo para la gente, una presentación en el Teatro, pago, y algo grande en otro lugar, abierto, gratis. Y ahí lo estamos planeando. Quiere venir el negro Juárez, vamos a cantar unos tangos, va a venir Enrique Espinoza, Antonito Tarrago Ros… Vamos a hacer algo lindo. Es gente que me quiere porque hemos armado una buena relación. De respeto y cosas simples, churrasco y canto.

Tengo muchos amigos que me vienen a visitar. Raulito Barbosa viene seguido y hace los asados. Estamos el fin de semana tranquilos, chupando y comiendo asado. Y que los voy a llevar a Flamingo. No, ellos vienen a divertirse con los pelotudeces que yo digo. Futbolistas, políticos, músicos, tengo muchos amigos. Y nadie se entera porque para mi sería como usarlos (hay muchos de esos).
En definitiva, en el final de la vida, están los amigos. Nunca van a fallar. El buen amigo, el verdadero, va a estar siempre. Tampoco es fácil encontrarlo. Yo hago un culto de la amistad.

A esta altura y antes de que se vaya el sol es tiempo de hacer las fotografías. El Chaguanco posa. Entonces llega el momento de compartir “la idea”: Andrés saca el traje de Papa Noel y al Tito le encanta la idea. Necesarios “retoques” al talle, a cargo de Marta, alcanzan. Ding Dong Dang, Ding Dong Dang… “Qué quieren tomar”, invita. Nos miramos y pensamos Qué podemos tomar.

El resto queda para nosotros.


La Tapa
Para el número de diciembre queríamos al Chaguanco vestido de Papa Noel. Esa tapa se nos apareció como necesaria y fuimos con nuestra propuesta al Tito quien no hizo más que reírse y ponerse el traje. Aquí están las tomas descartadas de esa producción. Gracias de nuevo Tito por la buena onda









6 comentarios:

  1. Haroldo Ruquet7/1/10 8:28

    Grande Tito! Por la persistencia, por la alegría, y por la sabiduría que los años le han ido sumando a tu arte. Es difícil hacer reir, y El Chaguanco con su oficio lo logra. LaManuela saldó una deuda con este auténtico personaje de la cultura toldense. Un gran abrazo!!!

    ResponderEliminar
  2. Buenísimo. Me encantó el reportaje. ¡Chaguanco que personaje!.Pasa el tiempo y siempre está igual. No cambió nada. Felicitaciones. Gracias. Sigan así.

    ResponderEliminar
  3. Afortunadamente a través de este medio podemos disfrutar de la entrevista completa, ya que en la edición impresa tuvo un error y se perdió una pregunta.
    Como dice Haroldo, era una deuda pendiente.
    Gracias al chaguanco por la onda y ¡el vino!

    Saludos a todos. Tony

    Este sábado 10 va a estar en el teatro italiano con los fernandez.

    ResponderEliminar
  4. Viejo borracho, pero gracioso. Que parecido a Guarani y al Cholo Ledesma.
    Sludos.

    ResponderEliminar
  5. Anónimo21/1/10 9:21

    gordo no podes ponerte la ropa de papá noel jajajajaes lo unico q te faltaba no podes!!! un abrazo te quiero un monton

    ResponderEliminar
  6. Anónimo23/1/10 9:58

    Que facil es hacer llorar, pero cuanto cuesta hacer reir. gracias chahuango por tu simpatia, por tu arte, por tu humor.
    lei con mucha atencion tu reportaje y puedo ver que cosechaste muchas amistades y has sabido escuchar consejos tan valiosos para el desarrollo de tu profesion, es decir, ahora ya sos el chahuanco pero ni no seguias esos consejos vaya a saber donde andarias ahora!
    felicitaciones por estos 40 años y que sean muchos mas.

    un hincha cuervo te saluda

    jose f. arzuaga (pachi)

    ResponderEliminar

Hola. Esperamos tu comentario para enriquecer nuestra propuesta