5/12/08

¡Mierda! Los devenires de la planta purificadora

por Antonio Andrés Adamini
La falta de mantenimiento durante más de una década por parte de la empresa prestadora del servicio y la absoluta ausencia de control municipal en varios ítems, derivo en el agotamiento de la Planta de Líquidos Cloacales de Los Toldos. El tan esperado anuncio de su “reparación integral” que costará 4 millones y medio de pesos es una respuesta muy positiva, pero no concluyente. Aquí, presentamos un informe que da cuenta de falencias y cegueras que casi nos cuestan un colapso ambiental irreparable (si este no existe ya). Y aportamos, a nuestros funcionarios y vecinos, percepciones que entienden que con la sola reparación no alcanza, sino que es necesario ir más allá: Contemplando el valor ambiental de nuestra comunidad y ecosistema; regulando un mantenimiento eficiente de la prestación del servicio; e implementando la urgente aplicación de políticas serias de control municipal. Que sino, en 15 años estamos en la misma historia. O antes.

Seguí leyendo...
La “planta depuradora” de Los Toldos no funciona íntegramente desde hace casi 15 años. Falta de mantenimiento de la empresa prestadora del servicio; mal uso de las cloacas por parte de los usuarios (nosotros, los habitantes de Los Toldos) que arrojan “cualquier cosa” por la cloaca; la absoluta ausencia de control de las diversas gestiones municipales (permitiendo las conexiones clandestinas entre “pluvial y cloaca”, más otras cosillas que veremos adelante) y el implacable paso del tiempo, fueron responsables del deterioro sufrido. Pero esto también generó que el afluente que se deriva a la Laguna de Los Toldos (o de Cota) no sea tratado como corresponde, generando un potencial foco infeccioso que, además de arruinar el ecosistema mismo, podría haber provocado grandes epidemias en la salud de la población, si es que ellas ya no están presentes.
A continuación, usted podrá conocer esta historia que se encuentra en un momento de inflexión ante la reparación integral anunciada de 4 millones y medio de pesos, pero de la que el poder político deberá tomar medidas determinantes extras, sin no desea que en un futuro próximo seamos un pueblo de alta contaminación. En este informe les presentamos todos los detalles a través de encuentros con Héctor Gil (responsable de la empresa a nivel local), Ismael Nievas (jubilado de la misma con basta experiencia), Saúl Bartoletti (Secretario de Gobierno Municipal) y vecinos que aportaron su postura.

EL SERVICIO VAPULEADO

La empresa ABSA es una empresa que genera conflicto. Pero no es algo propio de nuestra comunidad, sucede en todos lados, y en muchos casos como Lincoln y Carlos Casares, se están generando conflictos de gran trascendencia ligados al tratamiento del arsénico, cuestión que aquí aún no sucede en tal magnitud. Los mismos empleados reconocen la situación y en más de una ocasión deben recibir las criticas por el gusto del agua o el olor que se siente a veces, sin emitir opinión alguna, o como ellos mismos relatan, “cansados” de hacerlo.
El devenir de la Planta de Tratamiento de líquidos cloacales de Los Toldos, al igual que el servicio de provisión de agua corriente, está plagado de desinformación, acusaciones y hay que decirlo, mucho mito. La ausencia de un plan de comunicación integral para la ciudadanía, o comunicados explícitos sobre calidad de servicio, donde se expongan análisis fehacientes o comprobaciones de calidad científicamente avaladas, deja hacer a los comentarios que la construyen y reconstruyen acorde a las sensaciones del momento. En definitiva, la empresa (hoy ABSA, antes Azurix, etc.) encierra un haz de misterio y crítica del que le es muy difícil despegarse. Las criticas “al sabor horrible del agua corriente” en la planta urbana; aquellas acusaciones sobre los cientos de casos de meningitis en la década del noventa, o “el mal olor que llega desde la laguna de Cota” por la planta depuradora, son un común denominador en los comentarios de nuestra comunidad. Pero en rigor de verdad, se habla mucho y se conoce poco.
Ante el abanico de temáticas que se presenta cuando uno aborda el servicio de “Obras Sanitarias” es necesario explicitar el límite. Nuestra intención fue conocer qué es lo que sucedió en la planta depuradora de Los Toldos para terminar tan “descompuesta”, qué consecuencias ambientales produjo tal deficiencia y entender en que consisten las novedades de reparación que el pasado 6 de agosto fueron llamativamente expuestas sin demasiado bombos y platillos, para lo que a nuestro modo de ver quizás sea uno de los anuncios políticos más trascendentes de la actual gestión.

EL ANTECEDENTE DE LA HISTORIA

La planta depuradora fue un avance de vanguardia en los lejanos 70’. Cuando comenzó a construirse junto al plan de cloacas y distribución de agua potable, había muchos municipios (incluso más importantes) como Morón, que no poseían el servicio. La obra fue realizada durante la gestión del Intendente de facto Dr. Juan Defendente Aguirre, junto a la provisión de cloacas, la perforación de los primeros pozos y la construcción del tanque.
Las obras de agua fueron inauguradas el 27 de abril de 1973, y en 1975 la planta depuradora. Ismael Nievas, hoy jubilado con 35 años de experiencia, nos cuenta: “El servicio de cloacas comenzó el año 1975, que comenzó en “forma de servicio condicional”. Le decíamos al usuario que podía hacer la conexión a la red, pero debía hacer un desvío al pozo absorbente (ciego). Entonces si por alguna razón la Planta no funcionaba, se podía hacer el nexo al pozo. (…) El servicio que cumplió esa empresa, SINCAR, fue espectacular. Hasta hoy las redes prácticamente funcionan. Después vinieron otras empresas, que repararon las máximas. Hay que distinguir que nuestro servicio anda por gravedad, por desnivel. Anda a mucha profundidad, a tal punto que la Planta Depuradora llega a 11,80 metros, hoy inadmisible porque hay sala de re bombeo, con cañerías más superficiales”.
Según Nievas, “la planta depuradora esta preparada para 10.000 habitantes. Y la capacidad estaría casi cubierta”. Difiere de lo que opina Héctor Gil, quien hoy dirige el servicio. “Tenemos aproximadamente 6000 usuarios para una planta de 10.000”. Según la información suministrada por la empresa en su portal web, el servicio en Los Toldos es de 3681 cuentas de Agua Potable y 2992 cuentas en desagües cloacales. Estos datos son aproximativos. Pero alcanzan para que usted lector saque su conclusión de usuarios del servicio estableciendo un promedio. Lo cierto es que la reparación anunciada (la que veremos más adelante) deberá contemplar el aumento demográfico que se prevee en nuestra comunidad. De echo, la incorporación de nuevas viviendas sociales a la red cloacal que están siendo conectadas aún antes de la reparación, son una amenaza definida a su ya mal funcionamiento.
La planta nunca tuvo un mantenimiento periódico. De hecho, aunque cueste creerlo, solo tuvo 1 mantenimiento. La ausencia de fondos disponibles hizo que las cosas sucedieran tal cual las conocemos, y se llegara al estado deplorable en que se encuentra hoy, trabajando, como reconoce Gil, a “un 60%”.
Ismael amplia: “Se le hizo una reparación en el año 1986, en una cámara anterior a la llegada, se le saco las rejas, pero no dio resultados satisfactorios. La planta comenzó a andar en forma provisoria ya en marzo del 1995. Desde el accidente nadie mas quiso entrar allá abajo para trabajar a riesgo de vida. Y se hizo una cañería aérea de modo provisorio que llega hasta el desarenador y que hoy estamos en el 2008 y todavía esta funcionando”.
Nievas se refiere al accidente que sufrieron los trabajadores de la empresa en la década del noventa e involucró a Musolino, Nievas, Gil (hijo) y Squejola, mientras realizaban la limpieza de una de las compuertas y se activo el famoso Ácido Sulfidrico. Ese día, según recuerdan, se iban a colocar dos motores que habían sido reparados y se usaban para impulsar el agua a través del pozo subterráneo hacia el desarenador que esta sobre el edificio. Es el sitio donde se reciben los líquidos que llegan de toda la ciudad, el acceso a la planta ubicado a 12 metros de profundidad. Desde aquel día, los motores “quedaron bajo agua” y el espacio de las escalinatas de más de 10 metros de profundidad quedo completamente inundado hasta hoy. En tanto la Planta siguió funcionando por la instalación de una cañería aérea, colocada de modo provisorio, mientras se dejó aquel otro tramo completamente inutilizado. Desde aquel año, la Planta de tratamiento de líquidos cloacales de Los Toldos funciona de modo “provisorio”. La reparación contempla reactivar este paso.

LAS ETAPAS DEL PROCESO

Trataremos de explicarle el funcionamiento de una manera simple. La Planta de Tratamiento de Líquidos Cloacales, como se le llama, es una planta simple (ver croquis). Se desarrolla en ella un “Tratamiento Primario” que consiste en recibir “los líquidos” de la comunidad de Los Toldos desde las tuberías de recolección que llegan por la calle Alsina (“en Simón Coliqueo y Alsina se junta todo”) y desde esa vía llegan al territorio de tratamiento. Una vez en la planta, realiza una secuencia de pasos por diferentes cámaras, como el paso por el “desarenador” (que quita los sólidos pesados como arena, piedras, etc.), hasta llegar al centro final que es el tanque IMOHFF, donde se separa por un lado lo superficial (trapos, grasa, toallitas femeninas, etc) que se retiran afuera y por otro el “barro” que va al fondo del tanque y luego se convierten en “lodos activados” que son sacados hacia los piletones de sedimento. Su función es separar todo lo que es barro para sedimentarlo derivándolo a los piletones de sedimentación. El resto del líquido es expulsado a la zanja a cielo abierto que deriva su caudal directamente a la Laguna “Los Toldos”, más conocida como “de Cota”.
La reparación contempla incorporar dos lagunas de estabilización de gran magnitud para anexar otro paso. Ya no saldría al agua desde el IMOHFF al zanjón, sino que antes tendrá un paso por estas lagunas de 300 y 200 metros, que estarán repletas de algas y bacterias que servirán de tratamiento de desinfección (ver croquis).
“La purificación –asegura Ismael Nievas- nunca fue de las mejores, a excepción de la etapa de la empresa norteamericana (Asurix) que inyectaban Cloro gaseoso. Nosotros clorábamos con Cloro líquido, que no es lo mismo. Pero el cloro gaseoso es muy peligroso y el único que lo hacía acá era Héctor Gil que arriesgo la vida muchas veces por hacerlo él, sino venía gente de La Plata a hacerlo. Lo traían con unos camiones especiales. Es mejor porque dura más, no como el líquido cuyo poder residual es corto”.
El uso del Cloro Gaseoso era, tal como reseña Nievas y complementa otra fuente, muy peligroso. Tanto, que muchas veces se previno a los bomberos locales y policía de los riesgos que se corrían. A tal punto que se planteó si en caso de emergencia, se podría desalojar el Barrio Fonavi de urgencia, algo que por suerte, nunca se tuvo que corroborar. Hoy no se utiliza.
Pero la Planta hoy día funciona como siempre lo hizo, con un tratamiento “natural”. “Nuestra planta es de tratamiento primario. Las bacterias anaeróbicas son las que realizan el tratamiento funcional. Pero si la gente tira cosas que mata las bacterias de la Planta depuradora entonces estamos complicados. Esas colonias son las que trabajan. Si echan parateón por ejemplo, nos hacen pedazos. La planta no debe recepcionar esas cosas”, reconoce Nievas.

LOS PROBLEMAS Y LA GENTE

Tanto Nievas, como Héctor Gil, refieren a una grave problemática que sufre la Planta Depuradora además del limitado mantenimiento, y es el mal uso que hace la gente de las cloacas. Esos objetos, o químicos que llegan son uno de los factores de degradación del servicio (el otro es la falta de presupuesto para sostener su funcionamiento), ya que el mantenimiento no se sostiene a la par de su deterioro.
“La planta no debe recepcionar esas cosas. -relata Nievas- La gente no se da cuenta de lo que hace. Y la empresa no tuvo el poder de comunicación para generar una cultura mejor. Aparecen cosas que no pueden ser. Un día apareció un saco... La gente lo tira a las cámaras. Tiran basura, tierra. En la calle Irigoyen por ejemplo, un año de inundaciones, vieron que el agua se iba por ahí y tiraron piedras, cascote, etc. E inutilizaron esa cañería. Porque no hay conciencia de los desagües pluviales del municipio. Una vez, estaba tapado y nosotros tirábamos a la espera de ver que sale, y ¿Qué sale? ¿Qué sale? Y salieron chinchulines, tripa, alguien de una carnicería que tiraba todo a las cloacas. Después se consiguió una maquina para destapar en diferentes ámbitos del pueblo. El problema es cultural”.
Al respecto, coincide el Secretario de Gobierno, Sr. Saúl Bartoletti, quien se refiere a otra problemática vinculante. Bartoletti asegura que existen conexiones clandestinas que unen la cloaca al desagüe pluvial, y viceversa. Y aquí surge otra problemática, la de las conexiones ilegales o clandestinas que unen los desagües pluviales con las cloacas o las cloacas con la pluvial. Ambas situaciones, utilizadas por mucha gente, son muy perjudiciales para la comunidad.
Unir la cloaca a lo pluvial ha generado experiencias en que “los soretes salen por la boca del alcantarillado”, como nos relata una persona que no desea ser nombrada y que incluso advirtió al intendente no hace mucho de que si llegaba a llover torrencialmente debían irse del pueblo porque “nos llenábamos de mierda”; tanto Gil como Nievas aseguran que el mal olor que inunda Los Toldos en ciertos días no se debe a la deficiencia de la Planta Depuradora, sino a estas conexiones clandestinas. “Acercate y ole en las alcantarillas”, recomiendan.
El otro aspecto ilegal es el de unir lo pluvial de las casas o talleres mecánicos u otros a la cloaca, derivando todo tipo de material pesado u objetos varios al destino final: la planta depuradora. Perjudicando primero el estado de la Planta de tratamiento, y a la laguna de Los Toldos después, ya que los componentes químicos que acarrea el agua no pueden ser detenidos en la Planta, y pasan a formar parte de los componentes químicos del agua.
Saúl Bartoletti de este modo reconoce una ausencia notoria en el control que debería existir para la mantención de 1) Los desagües; 2) la Planta y 3) el cuidado ambiental de la Laguna Los Toldos. Pero no vamos más allá del dicho:
“La problemática involucra a la gente -dice Bartoletti-. Todo lo que es alcantarillado debería recoger agua de lluvia y debería tomar los cursos de cualquier planta urbana. Lo que confunde es que existen obras clandestinas en las casas, por la cual muchos desagües pluviales van a la cloaca. Son obras que el arte de la construcción no te permite hacer. Y la gente de ABSA nos denuncian desagües cloacales que van a los pluviales que pasan por la mitad de la calle. En la facilidad la gente dice: “no tengo como sacar el agua del patio por una cuestión de niveles, lo mando a la cloaca…”. Y a los tarros te lo chuparon los caños. (…) O la inversa que es mandar cloaca al pluvial. No hago el pozo absorbente, y mira… tengo pluvial en el medio de la calle”.
Se presentan entonces dos problemáticas marcadas: Primero, la falta de mantenimiento de la Planta en sí, que como reseñan Nievas y Gil funciona provisoriamente desde 1995; y Segundo las conexiones ilegales que perviven debajo del asfalto de Los Toldos. Ambas cuestiones poseen un derivador común: La “Laguna de Cota”, el ecosistema de excelencia de Los Toldos que recibe los afluentes de la Planta de Tratamiento y dos desagües pluviales de la planta urbana. ¿Cómo puede resistirlo la laguna?

LA LAGUNA COMO DESTINO

Si bien las personas que trabajan o trabajaron en la Planta aseguran que eI tratamiento que se le realiza a la materia que llega existe y no se deriva barro al zanjón que luego desemboca en la Laguna, nosotros pudimos observar que algo…, sale. Incluso el zanjón presenta materia fecal sin procesar, se la ve “flotando” en el agua. Cualquiera puede observarlo.
Al consultar sobre este tema Héctor Gil aseguró que a la Planta no llega la materia fecal compuesta, sino desintegrada por el afluente de agua que la trae por la cloaca. Nievas también niega este hecho: “Cuando ves el líquido que sale al zanjón. Antes paso por el frente donde hay una casita (donde estaba el cloro) y a su vez hay una cámara compartidora (va y viene) y ahí van quedando los sólidos, le echábamos el cloro, y después sale”.
Pero ¿entonces? ¿Qué son esos soretes que vemos flotando en el zanjón? “Hay otras cosas”, nos dicen. Pero nadie quiere explicitarnos la cuestión. “Vayan y véanlo ustedes mismos. Alguien tira ahí…” Y así fue. Fuimos nosotros mismos a revisar el tema y entonces pudimos observar como uno de los camiones atmosféricos de nuestra comunidad, con total impunidad abre su manguera posterior y arroja su descarga (sin ningún tipo de tratamiento) a la zanja. Hay que reconocer que da un poquito de cosa ver como la mierda cae de a baldazos en el agua. Por el color amarronado y elocuente, y por el terrible momento de oler la mierda ajena. Perdonen que la narración adopte este “condimento” sobre el final (la idea era que de la mierda hable Cesar) pero se vuelve inevitable. Usted lector debe imaginar lo vivido. Y debemos decir que eso sí que larga olor… Fuf! Y además del “sabor amargo” otra sensación inunda a este cronista: ¿Qué sentido tiene exigirle buen tratamiento a la Planta Depuradora si el camión lo hace de todas maneras? Esta bien, no es el mismo caudal de materia fecal (ay!), pero vale reconocer que el grado de implicancia es marcado. Esto es una denuncia abierta que implica directamente a la Municipalidad de Gral. Viamonte, que son en definitiva los que “dejan hacer”. La actitud de los “atmosféricos” es absolutamente ilegal, y como tantas otras cosas en nuestra comunidad, sucede por el consentimiento de “el no hacer nada” de nuestras autoridades que son quienes deberían controlar e impedir esta modalidad.
Al respecto, consultamos a Héctor Gil, quien nos informó que hasta donde él tiene conocimiento, “no esta contemplado” la situación de la descarga de los atmosféricos en la nueva etapa de remodelación de la Planta. Y no nos sorprende.
Del mismo modo esta “nueva etapa” de remodelación y reparación de la Planta depuradora tampoco contempla un análisis exhaustivo de la situación ambiental de la Laguna Los Toldos que determine si el funcionamiento “a medias” de la Planta durante tanto tiempo generó algún quiebre en el ecosistema del lugar, o cierto nivel de contaminación. Al menos como paneo de la situación esto debería ser parte del proceso. Pero la ausencia de índices es otra costumbre de nuestra comunidad.

¿LA LAGUNA COMO FOCO DE INFECCION?

Si uno contempla la ecuación: Planta Depuradora + Tanque Atmosférico + Desagüe pluvial = Laguna Los Toldos; podemos hacernos la idea de que la Laguna Los Toldos debería vivir en pleno milagro de supervivencia para mantener su ecosistema. Sin embargo, lo hace. La naturaleza es sabia (como se refleja en la Nota “Con los pies en el barro”).
Pero hay que decir que “por lo bajo”, más allá de las percepciones desde el sentido común que cualquiera de nosotros puede tomar, se podría acceder a información más específica que hoy está ausente. Esa es materia de nuestras autoridades: Intendente, concejales, medio ambiente, y foro ambiental. Es necesario realizar un análisis importante del estado de situación de la Laguna. Solo eso puede darnos una idea acabada de la problemática ambiental.
Integrantes de este medio se sumergieron en la misma con mucho pesimismo, pero debemos reconocer que nos volvimos con optimismo, la laguna es un espacio de vida maravilloso, de todos modos, las ciencias químicas y biológicas se crearon para ir más allá de nuestro sentido común.
Por ejemplo análisis realizados en la vecina ciudad de Chacabuco revelaron hace poco tiempo atrás que el Rio Salado contiene materia fecal. Los datos preliminares de esos análisis indicaban una gran presencia de la bacteria escherichia coli, la cual produce el Síndrome urémico hemolítico. Según indicaban los concejales de aquella localidad la masiva presencia de la escherichia obedece a la falta de funcionamiento de la planta depuradora cloacal de la ciudad de Junín. El funcionario explicó que para el caso de ríos como el Salado, la presencia de escherichia coli debiera ser de diez colonias por mililitro de agua. En cambio, los análisis arrojaron una presencia de 500 colonias por mililitro.
Personas vinculadas a la empresa reconocen que el tratamiento “a medias” de la Planta de Tratamiento “puede que genere” un foco de infección. “Alguna consecuencia debe haber tenido”, aseguran. La opinión es compartida por Saúl Bartoletti: “Es muy probable que lo genere. Esta llegando agua a la laguna sin tratar”, reconoce. Pero aclara que “no hemos tenido mayor problema en ese sentido. No tiene un foco infeccioso que pueda traer, por ejemplo, problemas territoriales. De hecho el agua en su curso termina en el canal San Emilio. El canal cruza todo nuestro distrito y llega a la ciudad de Bragado. Se ha analizado el agua que llega a Bragado y no hemos tenido problemas hasta ahora. Además, las lagunas tienen su sistema de oxigenado. La naturaleza forma la totora para oxigenar el agua y para todos los que la rodeamos. La idea es solucionar el problema y estamos cerquita que comenzar los trabajos” asegura.
Al fin, consideramos que en tanto el municipio de Gral. Viamonte permita que la gente continúe haciendo uso de las conexiones clandestinas entre desagües pluviales y cloacales; y la comunidad continúe arrojando elementos a las cloacas sin ningún tipo de criterio, entonces la Planta de Tratamiento no estará libre de volver a tener problemas, incluso nueva. Del mismo modo, esto sucederá si la empresa prestadora (hoy ABSA) continúa con el mismo criterio de no poseer un control periódico de sus instalaciones en el interior bonaerense.

En definitiva, la Planta Depuradora es hoy una necesidad del avance demográfico y de infraestructura de nuestra comunidad. Como el basural, es parte del tratamiento de los desechos / residuos que nosotros mismos generamos como seres urbanos. Por lo tanto, municipio, empresa y comunidad tenemos responsabilidad compartida en esta historia. Pero el peso recaerá siempre sobre las autoridades municipales y provinciales, responsables al fin de sostener las condiciones de vida de quienes representan y a quienes deben cuidar.



ASPECTOS DE LA REPARACION
En el marco de los festejos del centenario de General Viamonte, el pasado 6 de agosto se realizaron los anuncios de reparación de la Planta Depuradora de Líquidos Cloacales. El acto, que se llevó a cabo en el centro cívico cultural de nuestra ciudad, contó con la presencia de funcionarios vinculados directamente a la cuestión, como el Vicepresidente de ABSA, Dr. Matías García; el presidente de SPAR, Juan María Viñales; el Director Ricardo Morato; y el Gerente de la región Edgardo Carpanetto, entre otros. Hoy, las promesas parecen haber llegado a su fin luego de los vaivenes sufridos desde el año 2005 en que Los Toldos tuvo que esperar a otra oportunidad para ver cumplida su necesidad de tener una nueva planta. La reunión en el pasado mes del Intendente Bartoletti con la flamante Ministra de Obras Públicas de la Provincia Cristina Álvarez Rodríguez, de donde trajo la promesa de concreción, junto al pedido de información del bloque radical sobre los avances al respecto, parecen haber quedado en el pasado. O al menos es lo que todos deseamos.

El Ing. Ricardo Morato se refirió a las obras: “Estamos en condiciones de afirmar que en breve plazo se va a llevar a cabo la obra a efectos de rehabilitar la Planta depuradora de líquidos cloacales (…) La obra se puede iniciar en alrededor de 60 días y el plazo de obra esta fijado en alrededor de 300 días. Es una obra muy importante porque va a rehabilitar la planta y además va a posibilitar una depuración mayor a la que se estaba haciendo hasta ahora, empleando una tecnología superior a la existente, con una inversión que supera los 4 millones de pesos”.
En tanto, el gerente de la región, Ing. Edgardo Carpaneto, se refirió puntualmente a los aspectos técnicos. Manifestó que “la obra consta de la rehabilitación de la planta actual, y contempla la reparación de la cañería de ingreso, una cañería que esta colocada a 10 metros de profundidad con serios problemas de deterioro. Reparación de la cámara de rejas, pozo bombeo, limpieza y reacondicionamiento del pozo IMHOFF, reacondicionamiento de las playas de secado y reacondicionamiento de la sala de exploración.
La planta actual es una planta de tratamiento primario, que solamente puede tratar a los sólidos sedimentales. La ampliación que se va a hacer es la que se realiza para contemplar el proceso de tratamiento orgánico y es a través de lagunas de estabilización que ocupan un espacio de dos hectáreas (una de 300 mts de largo y otra de 200 mts. aproximadamente) y que con estos nos quedaría contemplado el 100 por ciento del tratamiento del líquido”. “Es una obra sumamente importante y es un aporte importante para la conservación y el mejoramiento de la calidad de vida. Esta obra tiene un costo de $ 4.400.000”

En tanto, el Secretario de Gobierno Municipal, Saúl Bartoletti, relató a Lamanuelamolina los pormenores de este logro: “La gestión comienzo mucho tiempo atrás. Incluso de gestiones radicales y peronistas. Estamos hablando de un colapso total desde hace 15 años. Al no tener mantenimiento año a año sigue deteriorándose. (…) yo creo que todo se origina por una falta de mantenimiento. Y no a nivel local. Cada contrato de mantenimiento no es plata que pueda manejarse a nivel local. Se fue dejando de lado. Y hoy estamos colapsados. Ya en el año 2003 se empieza a gestionar seriamente el tema de la reparación integral de la planta. Y en el año 2005, la provincia derivo 33 millones a ABSA, y marcaron un orden de prioridades. Pero entonces no se llego a Los Toldos. Quedamos en la puerta. Se licitó y pre adjudicó, pero quedo afuera del presupuesto de estos 33 millones.(…) Hoy por hoy logramos que se vuelva a tocar el tema. La provincia en este caso destina 180 millones para estas tareas. Los Todos esta vez se encuentra en un orden prioritario”.
“Los costos hoy son otros. Y Absa vuelve a charlar con las mimas empresas. Hay una o dos que desertaron porque los números no corresponden en sus finanzas. Y esta TECMA, que entonces había salido tercera, y hoy esta interesada en la obra. Es una obra importante”.

El funcionario municipal también quiso referirse a otros ítems vinculados: “El día del acto también estuvo la gente de Spar (servicio de agua potable parta las zonas rurales). Firmaron el servicio de agua parta Zavalía, monasterio y de cloacas para Baigorrita. Estuvieron tomando muestra de agua en todos estos lugares, incluso se visito San Emilio que puede estar afectada en el programa de agua potable. Vino un geólogo que se llevó muestra de agua. Spar, en base a los convenios, entonces van a perforar, elevar y distribuir agua potable, realizando un tanque. Y en Baigorrita, que ya posee agua potable, se realizaran las cloacas, y una planta depuradora.
Y también hablamos del cept 21, donde los resultados están dando arsénico. Fuimos, charlaron, le comentaron de un sistema de potabilización que están por implementar y también llevo muestra”.



ESOS AROMAS TOLDENSES…



Según Nievas, a quién consultamos por el tema de preocupación social que tiene que ver con los aromas que cubren por momento nuestra ciudad, las causas son varias pero no rozan el mal funcionamiento de la planta. “Una es que mucha gente tiene las cloacas enganchadas al pluvial. ¿Haces el pozo o lo enganchas por el pluvial?, le pregunta el albañil. Y hacen lo más simple. Entonces cuando no hay lluvia, sale el olor, y cuando llueve se limpia todo. Cuando no salen otras cosas de los alcantarillados.

Otra causa tiene que ver con el caño de la ventilación (de los hogares) que suele estar mal puesto (de 10, 6 están mal puestos dice Nievas)”. ¿Y el zanjón? Preguntamos nosotros. “El zanjón siempre estuvo comprometido, pero olor no hay. Solo cuando va el carro atmosférico. Un solo carro atmosférico genera más olor que toda la planta de 10 mil habitantes”.
Esta última observación ha sido comprobada por nuestro corajudo cronista que no hizo más que ir a oler lo que el camión dejó en el zanjón. No lo recomendamos.

“Sale el líquido con algo, -reconoce Nievas- porque no hace todo el trabajo completo. Pero también hay que ver que los dos camiones atmosféricos tiran todo derecho sin tratar. Y no es lo mismo que en la planta, porque en tu casa sale el liquido servido, en cambio el que absorben ellos tienen años, meses… El 100% de eso va a la laguna. Los carros atmosféricos no deben hacer eso, y en cambio deben tener un sitio especial dentro de la planta. Los carros deben cumplir ciertas pautas que no cumplen. Deben echar cal al tanque, por ejemplo, y no se hace”.

Héctor Gil asegura que el olor que sentimos los toldenses proviene del mismo alcantarillado, producto de las conexiones clandestinas. Y a modo de comprobación recomienda simplemente oler las tapas de las calles.



El articulo 28 de la Constitución de la Provincia de Buenos Aires dice textualmente: "La provincia ejerce el dominio eminente sobre el ambiente y los recursos naturales de su territorio, incluyendo el subsuelo y el espacio aéreo correspondiente, el mar territorial y su lecho, la plataforma continental y los recursos naturales de la zona económica exclusiva con el fin de asegurar una gestión ambientalmente adecuada (...) Deberá promover acciones que eviten la contaminación del aire, agua y suelo (...).


FUENTES DEL INFORME: Periódico Impacto Toldense - Nº 441 /// CEAMSE Año 4 Nº 7 /// Tratamiento de Aguas residuales – Water Environment Federation /// El Agua Argentina – Foguelman y González Urda – CONICET /// Ecología aplicada – Rinaldi /// web ABSA ///

FOTOGRAFIAS DEL INFORME CENTRAL: Andrés Capurro

8 comentarios:

  1. Anónimo7/12/08 9:48

    muy bueno el informe.. bartolleti toma medidas y no hables tanto si hay conecciones clandestinas. por que si esto es una bomba de tiempo y te esperamos a vos que nos representas estamos todos al horno.

    ResponderEliminar
  2. alguien tiene el telefono de CQC????

    ResponderEliminar
  3. COMERCIANTE9/12/08 10:34

    www.cqc.tv/protesteya ......... entra y explica la situacion, si la creen viable vienen y hacen la nota.

    Hace tiempo digo q este es el peor gobierno q nos toco en Los Toldos desde el inicio de la democracia, hoy lo reafirmo.

    Hace 5 años q gobiernan y no hicieron ninguna obra importante, tienen un presupuesto de 30 millones y se gastan el 65% en el sueldo de 600 empleados. Crearon varias secretarias sin sentido, tomaron empleados por amiguismo, por partidismo, por deudas de comite, tienen 2 directores en el hospital un medico y un inútil q se cree el dueño ... Malgastan la plata de nuestros impuestos, se empezaron a atrasar en el pago a proveedores, realizan compras en comercios de otros pueblos en vez de gatarla aca, ets etc

    ResponderEliminar
  4. Estaba por arremeter contra los que nos gobiernan cuando me vinieron varias imagenes a la mente.
    Esta cosa de vivir culpando a otros, exigir que otros hagan algo que tranquilamente podrìamos hacer nosotros pero sobretodo exigir a otros que hagan los que ni siquiera nosotros harìamos, ya es cualquiera y no nos conduce a nada màs que a caer en la absurda mediocridad de culparnos unos a otros para no asumir resonsabilidades ni reconocer errores.
    No habìa tenido mucho tiempo para leer la nota, pero tenìa muchas ganas, cuando tomè la revista pensè: estos muchachos no van a dudar en mandar al frente al que corresponda; y asì fue, pero para mi sorpresa me sentì màs expuesta que los mismos dirigentes. Que hice yo para evitar esto, no? La verdad es que nada. Si no tiro cartones por el inodoro es solamente para que no se tape, no porque piense en otros perjuicios. No conozco persona en este pueblo que alguna vez haya pensado el daño que hace tirando cosas por la cloaca y me incluyo (no tiro toallitas ni cartones ni comida pero si algùn aceite o liquidos pesados).
    De todas maneras ademàs de ser nosotros lo que cuidemos lo nuestro, tambien tendrìa que haber un control mas estricto hasta que aprendamos a ser responsables. No es novedad el abandono y la negligencia a la que nos someten los gobiernos; pero aqui volvemos con la cuetiòn de delegar culpas, entonces tendrìa que decir; Torpes de nosotros que permitimos que nos usen porque a fin de cuentas tendremos a quien echar culpas.

    ResponderEliminar
  5. si los politicos locales hacen hacer pozos ciegos que de caen antes de entregar las viviendas imaginen que nos espera de esto no??.

    ResponderEliminar
  6. Esto algo mas de todo lo que nos mata como pueblo, ser corrupto en los toldos debe ser algo muy hermoso nadie te reclama todo lo compras, todo lo arreglas con una chapa y una bomba de agua .. todo estos politicos te lleva a ser un resentido a dividir a la nuestra sociedad a la violencia... uno que nacio ahi ve como pasan las cosas y lamentablemente nose puede hacer nada porque nos pudren la cabeza y nisiquiera podemos opinar en blog , tenemos un violador en las calles tipos que estan en la municipalidad y te pazan el confort por las narices y nos conocemos todos esta bien muchachos. el que rie ultimo rie mejor. muchos vamos a seguir durmiendo tranquilos, pero de apoco estamos aprendiendo a ver como en esta nota. no hay peor ciego que el que no quiere ver. saludos a la manuela molina.

    felicidades para todos y un poco de paz porlomenos para el 2009.

    ResponderEliminar
  7. bien manuela por denunciar algo que como yo y muchos no tenia ni idea asi si bien bien... asi van a tener que rendir cuentas quien sea.

    CUANDO EL CARRO ANDA LOS MELONES SE ACOMODAN.
    ABRAZO ERNESTO.

    ResponderEliminar
  8. Ustedes tendrian que habitar en Los Toldos y despuès opinar! Los Toldos es un hermoso lugar y lo digo porque vivo ahi! Fijense muy bien en lo que dicen antes de andar ensuciando a los pueblos!

    ResponderEliminar

Hola. Esperamos tu comentario para enriquecer nuestra propuesta